Buscar:

General:

Inicio

Contactar

Información legal

Las iglesias evangélicas de hoy están siendo progresivamente dominadas por el espíritu de la época en lugar del Espíritu de Cristo. Como evangélicos, nos llamamos a nosotros mismos a arrepentirnos de este pecado y a recuperar la fe cristiana histórica.
A través de la historia las palabras cambian. En nuestro día esto le ha pasado a la palabra "evangélico." En el pasado esta palabra servía como eslabón de unidad entre los cristianos de muchas tradiciones eclesiásticas diversas. El evangelicalismo histórico era declarante o confesional. Este evangelicalismo abrazó las verdades esenciales de la cristiandad tal como fueron definidos por los grandes concilios ecuménicos de la iglesia cristiana. Además, los evangélicos también compartieron una herencia común en las "solas" de la Reformación Protestante del siglo dieciséis.
Hoy en día la luz de la Reformación ha sido significativamente opacada. La consecuencia es que la palabra "evangélico" se ha convertido tan inclusiva que ha perdido su significado. Enfrentamos el peligro de perder la unidad que nos ha tomado siglos para obtener. Debido a esta crisis y por nuestro amor a Cristo, a su evangelio y a su iglesia, nos esforzamos en declarar nuevamente nuestra lealtad a las verdades centrales de la Reformación y al evangelicalismo histórico. Afirmamos estas verdades no por el papel que desempeñan en nuestras tradiciones, sino porque creemos que son verdades centrales en la Biblia.